incendio en tenerife

El incendio del norte de Tenerife avanza hacia La Guancha

La zona es muy complicada, porque una parte discurre en monte bajo y matorrales muy compactos que actúan como combustible
imagen del incendio de los realejos del 21 de julio
imagen del incendio de los realejos del 21 de julio. INFOCA

El incendio que se originó en la mañana ayer en la zona de Los Campeches, en los altos de Los Realejos, y que llegó a San Juan de la Rambla, es previsible que durante la noche toque el municipio de La Guancha. Continúa sin ser estabilizado, tiene dos frentes activos, y ha quemado ya unas 110 hectáreas, con un perímetro de cinco kilómetros.

Fue sobre las 10.19 horas cuando varios vecinos de la zona, entre ellos Olivia y Emilio, alertaron al Cecoes 1-1-2 de que observaban un intenso humo en esta zona del norte de Tenerife. De inmediato se movilizaron dotaciones del Cabildo de Tenerife y medios aéreos, mientras que a las 14.00 horas ascendía a Nivel 2 y tomó la coordinación el Gobierno de Canarias.

La zona del incendio es muy complicada porque una parte discurre próxima al Barranco de Ruiz donde sopla aire que “aviva” unas llamas que se encuentran un “monte bajo, matorrales y zarzas muy compactas” que actúan como combustible. Durante el día se trató de “acotar el incendio” aprovechando la luz solar y los refuerzos “para que la noche sea más tranquila”. Ante el posible cambio, el viento que se puede producir por la noche, se reforzarán, otros flancos del fuego con la incorporación de la Unidad Militar de Emergencia para impedir la extensión de las llamas.

El objetivo de este despliegue es que el incendio “no se vaya de las manos” como ocurrió en 2007, dado que es una zona con mucha maleza que puede hacer de combustible. El objetivo es que ayuden a los efectivos de las brigadas forestales en las labores terrestres con el matorral bajo y las zarzas mientras operan desde el aire diez helicópteros: dos del Cabildo, tres del Gobierno de Canarias y cuatro medios aéreos del Ministerio (Miteco), entre ellos una avioneta, además del helicóptero de la Guardia Civil en funciones de coordinador aérea con la Dirección General del Gobierno de Canarias. movilizados por el Cabildo y el del GES (Grupo de Emergencias y Salvamento) así como el Ministerio.

En las tareas de extinción por tierra participan unos 230 efectivos de lucha contra incendios terrestres, de ellos más de 130 dedicados directamente a la extinción, del Cabildo de Tenerife; Consorcio de Bomberos; equipos EIRIF del Gobierno de Canarias con base en La Gomera; las brigadas BRIF del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico (Miteco); Unidad Militar de Emergencias (UME); agentes de seguridad de la Policía Local, Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado (Guardia Civil y Policía Nacional) y Cuerpo General de la Policía Canaria; así como medios de Protección Civil, Servicio de Urgencias Canario y Cruz Roja Española.

Por ahora, “no corre peligro ningún núcleo urbano”, pues en la zona apenas hay alguna vivienda diseminada, si bien hay que tener cautela y se prohibió la circulación de vecinos por la zona para no colapsar las pistas y entorpecer el trabajo de los equipos de extinción.

Además de intentar frenar su avance, los equipos trataron de que no queden detrás rescoldos. Pese temperaturas que superaban los 30ºC en la zona y la baja humedad relativa, las labores se vieron favorecidas porque había poco viento y aunque había calor, “no está disparado”. Además del la línea de fuego, hay una gran dificultad en los focos secundarios que se producen en los barrancos.

“Esto es el infierno, no hay quien lo pare”

Más de 200 efectivos forman parte del dispositivo de extinción del incendio declarado en la zona de Los Campeches, en Los Realejos y que también afecta a San Juan de la Rambla. Se estima que ha afectado a más de 110 hectáreas de monte bajo y pinar, con un perímetro que supera los cinco 5 kilómetros.

El trabajo incansable de los distintos recursos de emergencia fueron aplaudidos en las distintas redes sociales. Uno de esos efectivos desplegados sobre el terreno indicaba, en uno de los numerosos vídeos que circulaban ayer por las redes que “esto es un infierno aquí, no hay quien lo pare”.

TE RECOMENDAMOS