güímar

Vuelven a cerrar el puente de El Tablado, al faltar la junta de dilatación

La obra para asegurar esa infraestructura en la TF-1 comenzó a finales de septiembre y el Cabildo la dio por finalizada este lunes
El puente de El Tablado tenía dañado sus pilares por la erosión del mar.
La junta de dilatación se iba a terminar ayer. DA

El puente de El Tablado, que une a ese barrio costero de Güímar con la TF-1 y con El Escobonal, permanece cerrado después de reabrirse el martes, porque, según trasladó un operario de la obra, “no se dejó junta de dilatación y la están haciendo”, además de comunicar que esperaban terminarla anoche. “Las juntas se hacen a posteriori, por lo que es necesario algún corte puntual”, explicaron ayer.

El nuevo cierre del puente, al que hasta el lunes solo le faltaba el asfaltado, dando por terminada la obra, según el director insular de Carreteras, Tomás García, se le comunicó al Cabildo el martes, pero no hubo ninguna comunicación a los vecinos, señala Ofir Reyes Pérez, vocal del colectivo vecinal. “Ya le he pedido al alcalde que se informe para que nos explique, pero hasta el momento no tenía información”, remarca.

La obra para asegurar los pilares del puente, que tiene más de 40 años de vida, comenzó a finales de septiembre con la instalación de unos gatos hidráulicos para no tener que cerrarlo al tráfico y, según Tomás García, se terminó un mes antes de lo previsto, aunque hubo que clausurarlo durante diez días porque no se pudo asfaltar por las lluvias.

Las juntas de dilatación en los puentes son un elemento esencial dentro de su construcción, aunque en muchos casos no se le presta la debida atención. Son dispositivos deformables capaces de asegurar el tránsito de vehículos a través de las discontinuidades que se dan entre los distintos tramos estructurales de un puente, permitiendo los movimientos relativos del tablero.

TE PUEDE INTERESAR