violencia de género

Piden 25 años de cárcel para el hombre que asesinó a su expareja en el centro de Santa Cruz de Tenerife

Se considera que el crimen habría sido perpetrado en julio de 2022 con el agravante de género, parentesco, ensañamiento y alevosía
Piden 25 años de cárcel para el hombre que asesinó a su expareja en el centro de Santa Cruz de Tenerife
Piden 25 años de cárcel para el hombre que asesinó a su expareja en el centro de Santa Cruz de Tenerife. Sergio Méndez

La Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife acogerá a partir del próximo lunes 4 de marzo un juicio con jurado en el que se acusa a un hombre de asesinar a cuchilladas a su expareja en pleno centro de Santa Cruz, por lo que la Fiscalía pide 25 años de cárcel y 300.000 euros, las penas máximas para estos delitos.

En concreto, se considera que el crimen habría sido perpetrado en julio de 2022 con el agravante de género, parentesco, ensañamiento y alevosía.

Acusado y víctima mantuvieron una relación sentimental durante veinte años, de los que los últimos nueve transcurrieron en una casa de Santa Cruz, tiempo durante el cual el hombre mantuvo un comportamiento celoso coartando la relación de la mujer con otras amistades, especialmente si eran varones.

De hecho, llegó a limitar e incluso anular cualquier salida de ocio que no fuera en compañía suya, lo que se agravó cuando la mujer decidió dar por terminada la relación, lo que nunca fue aceptado por el hombre.

La víctima llegó a sospechar que su expareja la seguía por las redes sociales, empleando perfiles falsos, lo que motivó que decidiera publicar una foto suya con otro hombre que le envió al encausado a través del teléfono.

A partir de entonces, ante la sospecha de que su expareja pudiera haber iniciado una nueva relación y dado que no concebía que pudiera rehacer su vida con otra persona, ideó un plan para acabar con su vida.

La mujer trabajaba en una empresa de limpieza, labor que desempeñaba en un edificio situado junto a la calle Ramón y Cajal, frente a un hipermercado, lo que conocía el presunto asesino, quien también sabía cuál era su horario y por ello se presentó a la hora que acababa su turno.

El día del crimen, sobre las 14:20 horas, se mantuvo en el exterior del portal con un cuchillo de casi 24 centímetros de longitud, escondido en una gorra y así se mantuvo esperando a que saliera su expareja, lo que ocurrió a las 15:00 horas.

En el momento en el que abandonaba el edificio se abalanzó sobre ella, la introdujo con fuerza en el portal y después de hacerle varios reproches, le dio un cabezazo, la agarró con fuerza para impedir su huida y a continuación comenzó a acuchillarla de forma indiscriminada.

En concreto, le clavó el cuchillo en unos doce puntos de su cuerpo, algunos de ellos letales, en apenas dos minutos, frustrando cualquier intento de la víctima de escapar y sabiendo la angustia que le causaba esta situación.

Las heridas se concentraron en la cavidad torácica, costado izquierdo, y en el estómago, entre otros puntos.

Desde su detención, y tras pasara a disposición judicial, el acusado se encuentra en situación de prisión provisional.

Durante la vista oral está previsto el visionado de una grabación hecha con una cámara situada en la entrada del edificio y también las cartas manuscritas del acusado en las que supuestamente se refleja su carácter controlador.

TE PUEDE INTERESAR