DÍA MUNDIAL DEL AGUA

Un verano que sirvió para concienciar

DIARIO DE AVISOS puso el foco en los meses de agosto y septiembre en el grave problema de los vertidos y en la necesidad de adoptar medidas para una correcta gestión integral del agua

PORTADAS DIARIO DE AVISOS MEDIO AMBIENTE

La preocupación por la correcta gestión del preciado y escaso bien de los recursos hídricos en el Archipiélago tuvo su punto de inflexión el pasado verano con la polémica surgida por la inusitada presencia de las cianobacterias, más conocidas por el término microalgas, en las costas de Canarias y su posible vinculación con los vertidos de aguas fecales en el litoral.

Desde el primer instante, DIARIO DE AVISOS lideró informativamente esta controversia y puso el foco en el origen del problema y en la necesidad de implementar soluciones rápidas y viables. La ciudadanía, a través de las redes sociales, cogió el reto y lo hizo un clamor, que incluso se plasmó en manifestaciones en playas y en Santa Cruz de Tenerife -como la del 9 de septiembre-, y llegó hasta el Parlamento autonómico, que abordó el asunto en el primer pleno del curso. Además, hubo un debate científico sobre la asociación o no de microalgas y vertidos, al que contribuyó este rotativo con una entrevista en exclusiva a los científicos israelíes que defendieron la conexión entre ambos fenómenos en un artículo publicado en una revista del grupo Nature.

DIMENSIÓN SOCIAL

Una de nuestras portadas, concretamente la del 22 de agosto de 2017, dimensionaba con cifras el alcance de los vertidos en Canarias. “Solo en Tenerife se arrojan diariamente al mar 57 millones de litros de aguas sin tratar”, rezaba uno de nuestros titulares, y se recordaba que la Unión Europea (UE) reiteraba sus amenazas de duras sanciones por el descontrol de la contaminación inherente, señalando que el Gobierno regional aún no había publicado el nuevo censo de puntos negros.

Así, uno de los datos más preocupantes que resaltábamos era que únicamente 23 de los 378 puntos de vertido ilegal habían logrado permiso en 2015. En la isla Tenerife, por ejemplo, el 21,74% de las aguas residuales no se trata adecuadamente y se vierte al mar; ello supone 13,8 millones de metros cúbicos cada año.

Otro dato preocupante: el 39,5% de las aguas negras en esta isla (25 millones de metros cúbicos al año) va directamente al subsuelo, a través de pozos individuales, por ausencia de red de alcantarillado en muchas de las zonas. Tenerife necesita para solucionar este problema, y de paso cumplir la normativa de la UE, una inversión que asciende a 1.000 millones de euros, según los datos del propio Cabildo.

Sobre este asunto, DIARIO DE AVISOS cotejó la opinión del veterano político socialista José Segura Clavell, presidente del Cabildo de Tenerife entre 1983 y 1987, en cuyo mandato se llevaron a cabo infraestructuras para transportar agua depurada a las zonas agrícolas, siendo pionero en acciones para fomentar el ciclo integral del agua. “Desde entonces no se ha invertido nada más para avanzar en la reutilización del agua depurada en Tenerife; se han hecho depuradoras y otras infraestructuras, pero no en el cierre del ciclo del agua”, subrayaba a este periódico.

Las cifras avalan a Segura. En el año 2015, último dato publicado por el Instituto Canario de Estadística (Istac), casi el 20% de las aguas residuales que reciben algún tratamiento se reutiliza para el riego agrícola o de jardines y zonas deportivas y de ocio, mientras que el 79% se vierte directamente al mar. Eso, sin contar con las aguas negras que se arrojan sin la preceptiva depuración, que en Tenerife suponen el 21% del total, o la que se tira al subsuelo también sin tratar a través de pozos sépticos, que llega al 39,5%.

Ahora, parece que hay disponibilidad para mejorar la gestión del agua, tal y como ha destacado el propio vicepresidente del Cabildo de Tenerife, el también socialista Aurelio Abreu, en un artículo publicado ayer mismo en este periódico. “Hemos hecho hincapié en orientar la Cooperación Municipal especialmente hacia las obras de saneamiento, en las que no todos los municipios llevaban la misma velocidad. En este ejercicio, ese esfuerzo conjunto se ha traducido en un presupuesto global de 50 millones de euros para la gestión del agua y el saneamiento”, remarca.

También con el asunto tangencial de las microalgas y los vertidos el Gobierno de Canarias se ha puesto las pilas: la Consejería de Política Territorial ha presupuestado para este mismo año cerca de 800.000 euros con vistas a poner en marcha medidas destinadas a un mayor control, como un barco que recogerá las cianobacterias de las zonas de baño, y financiar estudios sobre estos fenómenos.