arona

El Mojón sigue aún a la espera de los quirófanos para convertirse en hospital

La Plataforma Prohospital del Sur critica que haya pasado casi un año sin cumplir las fechas previstas para completar los servicios; los sindicatos alertan de que “se está utilizando con un perfil sociosanitario”
Ahora mismo, sin quirófanos y sin laboratorio, el Hospital del Sur funciona como un centro para personas con perfil sociosanitario. DA
Ahora mismo, sin quirófanos y sin laboratorio, el Hospital del Sur funciona como un centro para personas con perfil sociosanitario. DA
Ahora mismo, sin quirófanos y sin laboratorio, el Hospital del Sur funciona como un centro para personas con perfil sociosanitario. DA

“Nos habían dicho que iban a intentar poner, al menos, dos de los quirófanos en funcionamiento antes de finales de diciembre. Luego nos dijeron que lo intentarían para finales de enero, y tampoco. Ahora ya no se atreven a decir para cuándo. Tanto silencio da mucho qué pensar”, señala Jordi Esplugas, de la Plataforma Prohospital del Sur, después de los reiterados retrasos en la instalación de los quirófanos y del paritorio, en una instalación que, según Patricia Hernández, de Intersindical Canaria, “se ha convertido, al igual que el del Norte, en un centro para personas con perfil sociosanitario”.

La exconsejera de Sanidad, Teresa Cruz Oval, anunció hace un año hasta 18 quirófanos para el antiguo CAE El Mojón, con la idea de convertirlo no en un hospital de segundo nivel, sino incluso “de primer nivel para atender a 500.000 usuarios potenciales”.

“Si el módulo quirúrgico se pusiera a funcionar, nosotros desde la plataforma lo consideraríamos ya como ese hospital comarcal público de segundo nivel que reclamábamos hace 24 años, al que, sin duda, habría que seguir adecuando a las necesidades actuales”, explicó Esplugas.
Recuerda que “después de muchos problemas al inicio de la construcción, el plazo de finalización en pliego de condiciones era el 31 de diciembre de 2019. En esa fecha, la adjudicataria pidió una prórroga de tres meses que le fue concedida, por lo que en abril debió ser recepcionada por el Gobierno de Canarias. En noviembre pasado se recepcionó parcialmente la obra y de forma definitiva en la primera semana de diciembre. Hemos hablado vía telefónica en varias ocasiones con el director del Servicio Canaria de la Salud para ver los motivos por los que ni nos enseñan las instalaciones, ni nos conceden una reunión. Evidentemente, la pandemia ha tenido mucho que ver con todo este retraso, pero nosotros creemos que debió ser lo contrario, pues si algo hace falta en esta situación son infraestructuras públicas. También nos dicen que están intentando buscar personal sanitario, que, al parecer, escasea”, comentó Jordi Esplugas.

“Desde la plataforma pensamos que una vez más, el sur de la Isla está siendo maltratado sanitariamente y no es justo que después de 24 años de espera, ahora sucedan estos retrasos, sin explicación alguna”, finalizó.

Intersindical Canaria

Patricia Hernández también recordó que el retraso de treinta años de la cobertura sanitaria en el sur y norte de la Isla “se debe a los intereses de la sanidad privada” y lamentó que “a cien kilómetros de los hospitales en el área metropolitana esas dos instalaciones se convierten en centros para personas con perfil sociosanitario, porque en La Candelaria o en el HUC no tenemos más cabida”. Por ello, pide “una salida digna para nuestros mayores”, criticando la política que lleva la consejera de Bienestar Social, Noemí Santana, más que la labor de Blas Trujillo, consejero de Sanidad, en este caso concreto, el de la saturación de camas hospitalarias -más de un centenar solo en el Hospital Nuestra Señora de Candelaria-.

Hernández admitió que en los últimos años se ha avanzado en el Hospital del Sur, pero que va “muy lento” y ni mucho menos “está completo”. Para considerarlo como tal “no solo faltan los quirófanos, aunque no sean 18, que me parece exagerado, por los especialistas que necesitaría, sino que faltan servicios complementarios para un paritorio, por ejemplo, como el laboratorio o una pequeña UVI”, sin olvidarse de “la cocina caliente”, que sigue sin estar instalada.

TE RECOMENDAMOS