granadilla

Piden una orden de alejamiento para los empleados de Desokupa en Tenerife

Los vecinos ‘okupas’ del edificio Tabaiba, en San Isidro, han presentado denuncias por “amenazas” y “extorsión”.“Solo se puede actuar con una orden judicial”, recuerdan a la empresa Desokupa
Desokupa

Los vecinos okupas del edificio Tabaiba, en San Isidro (Granadilla de Abona), han presentado más de una docena de denuncias contra la empresa Desokupa, que desde hace una semana les invita a abandonar las 48 viviendas del mismo, compradas supuestamente por un empresario rumano. En esas denuncias se habla de “amenazas” y “extorsión”, y se pide una “orden de alejamiento”, según explicó Israel Ojel, uno de los miembros de las plataformas antidesahucios que están apoyando a los vecinos, según él, en situación de vulnerabilidad y exclusión social.


Desde el Ayuntamiento de Granadilla se traslada que no tienen competencias en viviendas y que su obligación es trasladar las demandas desde Servicios Sociales al Gobierno de Canarias. Desmiente, asimismo, que concedieran permiso a Desokupa para entrar en el edificio y cortar la red de las cubas de agua situadas en la azotea. “Solo registraron una petición en el SAC, pero no les contestó ni mucho menos se les dio permiso”, dijo.


Según Daniel Esteve, representante de la empresa Desokupa, “tienen tanques con miles de litros de agua que pueden dañar la estructura del edificio”. Además, explica la actuación “ante la dejadez de las instituciones y la imposibilidad por parte de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado de hacer cumplir la ley. El dueño del edificio se ve ante un problema de orden público: más de 18.000 kilos de peso que peligran en los tejados que han instalado los inquilinos ilegales”, señaló en OK Diario.


Ante el peligro de derrumbe, Desokupa ha tratado de informar del vaciado del agua en la terraza y ha intentado poner una puerta especial con la negativa de los vecinos. “Me la pela tu documentación”, han respondido los okupas desafiantes. “Fuera, fuera”, han gritado delante de la Policía Local y la Guardia Civil. “Son ustedes los que incumplen la ley”, han vociferado. Desde entonces, los vecinos se turnan en las afueras del edificio para que Desokupa no logre su objetivo.


Ojel insiste en que “Desokupa está vulnerando la ley, con un discurso radical, sin una orden judicial que les permita entrar en el edificio, sin que se haya producido antes un juicio -en algunas casos previsto para el 17 de mayo-, con una justicia paralela”, aunque reconoce que “el Gobierno de Canarias también les podría presentar una denuncia”, temiendo por que “siga creciendo un ADN de odio en San Isidro, ya que dicen que vienen como mediadores, cuando no traen abogados, sino matones”.

TE RECOMENDAMOS