carnaval 2022

Ruth González: “Será un reinado corto, pero muy esperado”

Tras alzarse con el cetro del Carnaval, Ruth González y su diseñador, Santi Castro, quieren ahora “disfrutar al máximo”
Ruth González
La Reina del Carnaval 2022, Ruth González. Fran Pallero

Han tenido que pasar dos años para que la Reina del Carnaval de Santa Cruz de 2020 pudiera entregar su cetro a Ruth González Martín, la Reina del Carnaval 2022, que en la noche del pasado viernes se convirtió en la nueva soberana de la fiesta chicharrera de la mano de un diseño de Santi Castro, denominado ¡Mírame! La joven, de 21 años, llegó a la entrevista con DIARIO DE AVISOS con una enorme sonrisa y con una energía desbordante. Su diseñador, Santi Castro, la acompaña y se mostraba igual de contento que su ya Reina; hace nueve años que no alcanzaba el cetro real en el Carnaval de Santa Cruz.

Por lo que cuentan Ruth y su diseñador, todo parecía predestinado a que la joven se alzara como Reina del Carnaval de Santa Cruz. “Mi número favorito es el 11, y salí en el puesto 11”, cuenta mientras muestra el tatuaje de dos números 11 que luce en su nuca para ilustrar lo que cuenta. Además, “antes de ver el diseño, soñé que saldría vestida de rojo, y así fue”. Santi Castro asiente mientras cuenta las casualidades que rodean su triunfo, que también sufrió de contratiempos. “Rompió dos pares de zapatos. El mismo día de la Gala tuvimos que ir a comprar unos”, cuentan entre risas.

Unos contratiempos que comenzaron en el ensayo general cuando no pudo usar el giratorio porque la candidata anterior, la número 10, lo había inutilizado por el excesivo peso de la fantasía. “Ese día no lo pude usar y tuvimos que ensayar girando yo misma con el traje sobre el escenario”, cuenta Ruth. Un giratorio que tampoco quiso funcionar cuando llegó su turno en la Gala. “Cuando vi que pasaba el tiempo y aquello no se movía pensé que pasaba algo, y cuando empecé a girar creía que lo hacía el giratorio hasta que me di cuenta que era Santi el que me estaba girando a mano” cuenta divertida.

Santi Castro a su vez detalla que estaba detrás del escenario cuando se dio cuenta que no giraba. “Salté la valla y corrí por el público y de un salto me subí y tiré del traje”, eso permitió que Ruth volviera al escenario y continuara con su desfile.

Por si fuera poco, “el traje de la candidata número diez hundió el suelo cuando salió, por eso cuando me tocó salir en el desfile de las finalistas me retrasé porque estábamos buscando la forma de salir sin que se atascaran las ruedas”. De nuevo Santi Castro busco la forma y su candidata salió al escenario.

No cabe duda que tanto contratiempo hace que sea mayor si cabe la satisfacción de la ya Reina y su diseñador. Como ella misma cuenta, “durante todo este tiempo he tenido en mi cabeza la idea de que oiría mi nombre en el escenario como Reina, así que salimos a darlo todo, pensando en que mi nombre iba a sonar pasara lo que pasara, y pasó”. “Ese momento fue maravilloso -continúa- es una sensación que no puedo describirla, es algo que se tiene que vivir en directo. Solo puedo decir que por fin estoy aquí, lo logré, lo logramos, el esfuerzo fue premiado”.

Con menos de 12 horas de reinado, Ruth se mostró completamente tranquila. “Quiero procesar todo con calma lo que ha pasado, también lo que está por venir y poder disfrutarlo al máximo, pero siendo consciente de todo”.

Sabe que será la soberana con el reinado más cortito, solo seis meses, “pero también soy la más esperada” dice entre risas. Por eso afronta este mes de locura carnavalera con energía e ilusión. “Solo me planteo vivir el carnaval lo más que pueda, al pie del cañón, quiero estar ahí. Solo pienso en Ritmo y Armonía, me imagino subida en esa carroza al ritmo de las comparsas y se me erizan los pelos. No me pesaría ni el tocado y si pudiera con el traje iría caminando”.

Lo de salir en Carnaval aún no lo ha pensado, pero “con lo fiestera y carnavalera que soy yo, seguramente cae algún disfraz antiguo y pa’ la calle un ratito”.

Apuesta arriesgada

Santi Castro apunta que es la primera vez que se decanta por el rojo para un diseño. “Es un color muy arriesgado para el escenario”, comenta. Su elección esté año viene marcada por la fantasía elegida. “Quería que fuera un reflejo y un homenaje a la cultura oriental, sobre todo a la mujer, que necesita de empoderamiento, y creo que la mejor forma de hacerlo era usando el color que identifica esa cultura, que es el rojo”. Admite que a medida que iba evolucionando el diseño, “me fui convenciendo de que era el adecuado, incluso hubo partes del vestido que dejamos en blanco y dorado, para ver qué tal contrastaban, por si nos decidíamos a quitar el rojo, pero al final lo dejamos”.

Cuando se le pregunta si durante la Gala supo que sería el ganador, cuenta que “eso siempre lo notas porque cuando las ves a todas vestidas, hay un aura que envuelve a la candidata y dices es esta. Y cuando la vestí y ya estaban todas colocadas, lo supe”.

Sobre la polémica por el peso de una de las fantasías, Castro cree que es una oportunidad para aprender, y apunta que, “el peso viene limitado por el ego del diseñador. No por poner más cosas quedan mejor. Es cierto que en el Carnaval más es más, pero siempre con un cierto control, y saber colocar bien las piezas. No puedes hace peligrar a la candidata y el espectáculo como pasó este caso”.

TE RECOMENDAMOS