santa cruz de tenerife

La escultura ‘Islas’, de Jaume Plensa, se muda al García Sanabria

El paseo José Blasco Robles acoge desde ayer la obra, que abandona la Rambla por las labores de poda que deben llevarse a cabo en los árboles en los que se ubicaba
La escultura ‘Islas’, de Jaume Plensa, se muda al García Sanabria
Carlos Schwartz supervisó el traslado desde la Rambla. DA

La escultura Islas, de Jaume Plensa, ubicada hasta ahora en los árboles del tramo final de la Rambla de Santa Cruz, luce desde ayer en su nuevo emplazamiento, en el paseo José Blasco Robles del parque García Sanabria, que parte desde la zona de la rotonda del Hotel Mencey y llega hasta la fuente central del García Sanabria. El traslado de esta obra, que cuenta con el visto bueno del artista, se realiza por razones de poda en los árboles en los que hasta ahora se localizaba.

Según el Ayuntamiento capitalino, todo el proceso de traslado, así como la ubicación, ha sido acordado tanto con el artista, que visitó hace un tiempo la ciudad, como con la Comisión de Esculturas en la Calle del Colegio de Arquitectos, y su responsable, Carlos Schwartz, quien ayer se encontraba en el García Sanabria supervisando el traslado y colocación de la obra de Plensa.

En el mismo paseo en el que ya puede contemplarse la obra del escultor catalán, quien realizó esta escultura para la segunda edición de la Exposición Internacional de Esculturas en la Calle, también se encuentran otras piezas, en este caso de la I Exposición, celebrada en 1973, concretamente la titulada Introversión, de Josep María Subirachs. También se localiza en este paseo, justo a su comienzo, una obra de Jaime Cubells. Muy próximo al paseo José Blasco Robles, en el dedicado a Arístides Ferrer, se encuentra la obra Homenaje a Gaudí, cuyo autor es Eduardo Paolozzi. En el mismo camino se ubica Monumento al gato, de Óscar Domínguez.

La obra de Plensa se instaló en la Rambla en 1994, en la segunda edición de la Exposición Internacional de Esculturas en la calle, y lleva por título Islas. Ya en 2016 la obra fue retirada para proceder a su restauración, ya que se habían perdido varias cajas, y el resto presentaba un mal estado de conservación. Volviendo a situarla en su emplazamiento original, con la actualización de alumbrado acorde con la normativa vigente.

Islas es un conjunto de 73 cajas de aluminio negro, metacrilato y neón suspendidas por cables de acero en las ramas de los árboles, lo que llama la atención es el contraste producido en primer lugar entre el follaje denso y caótico de la naturaleza y las cajas regulares con una colocación aleatoria, pero dentro de un orden.

A su vez, la obra puede tener dos lecturas, teniendo en cuenta a qué hora (desde el punto de vista de la iluminación solar) se contemple, según explica el Cicop en el Gestor de Patrimonio Cultural de la ciudad. Así, con luz natural, las cajas sin estar encendidas parecen objetos casi fantasmagóricos, llegan a constituir entidades suspendidas en el tiempo o en el espacio, pudiendo confundirse con las ramas arbóreas, pero, por la noche, con su propia iluminación, que permite leer el texto contenido en cada caja, toman otro significado. Son nombres que retrotraen a seres que han vivido muy cerca del mundo contemporáneo y que, por oposición de los nombres propios, se puede en parte contemplar de forma subjetiva el mundo del arte del siglo XX.

TE PUEDE INTERESAR