güímar

La depuradora comarcal del Valle de Güímar: dos años esperando por el agua

La instalación, que está preparada para tratar los líquidos residuales urbanos de Arafo, Candelaria y Güímar, necesita al menos recibir 1.750 metros cúbicos/día para poder comenzar su funcionamiento. En tanto sigue “parada” gasta 500.000 euros al año, al tener que congelar los biorreactores de las membranas
La depuradora comarcal del Valle de Güímar: dos años esperando por el agua

Dos años después de concluida la depuradora comarcal del Valle de Güímar, esta sigue sin funcionar a la espera de que le llegue el agua necesaria de las redes de saneamiento de los tres municipios (Candelaria, Arafo y Güímar) que trabajan en proyectos de canalizaciones, alcantarillado y estaciones de bombeo necesarios para echar a funcionar una instalación que cada año, sin agua, gasta medio millón de euros en tener “congeladas” las membranas de la regeneración del agua, además de los 600.000 euros que cada seis meses sigue pagando el Gobierno de Canarias de multa por vertidos ilegales a la Unión Europea.


La Edaru (Estación Depuradora de Aguas Residuales Urbanas), que se proyectó en 2017 sobre la vieja depuradora abandonada en 1995 en suelo de Arafo, comenzó a construirse dos años después y en enero de 2022 ya estaba lista para funcionar, tras un período de pruebas. Su coste inicial se cifró en casi 13 millones de euros, al ampliarse su capacidad a dos líneas de 3.500 litros cúbicos/día cada una de ella. Ahora, para poder ponerla en marcha, tiene que llegar al menos 1.750 metros cúbicos al día y por lo pronto no llega una gota de agua, estando previsto que pueda hacerlo a lo largo de este año, desde Güímar, el municipio más avanzado, con el 70% de la red de alcantarillado en funcionamiento.


Los tres ayuntamientos necesitarán al menos unos 50 millones de euros para completar sus redes de saneamiento y trasladar todas esas aguas residuales hasta la depurada comarcal. Si Güímar tiene el 70% de alcantarillado, Candelaria no llega al 50% y Arafo no alcanza el 20%, según reconocen sus alcaldes.


El Consejo Insular de Aguas estimó en su día que las inversiones pendientes de financiación en Güímar, en materia de saneamiento y pluviales, ascienden a 9.750.000 euros aproximadamente; de los cuales algo más de cuatro millones de euros se corresponden con las EBAR del Puertito y Los Llanos, si bien en esta última ya existe la mayor parte de la infraestructura y solo está pendiente del boletín eléctrico para que pueda llevarse el agua hasta la depuradora, recordó el alcalde Gustavo Pérez.


Avanzó que el proyecto de la estación de bombeo de El Puertito se firmará seguramente la próxima semana con el Cabildo. Se trata de una obra con polémica. El Ayuntamiento apostaba por una depuradora independiente para ese importante núcleo poblacional, mientras que el Cabildo se negaba, por lo que se perdió una subvención nominada al consistorio para hacer la EBAR. Finalmente, gracias entre otras razones a las presiones de empresarios de la zona al Ayuntamiento -no querían en su suelo, una depuradora-, este accedió a que el agua de Los Tarajales se pueda llevar hasta Arafo, imponiéndose la tesis defendida por el exconsejero de área en el Cabildo, Javier Rodríguez Medina. “La estación de bombeo de Los Tarajales es un hito importante, por su enorme caudal de casi 600 metros cúbicos/día, para que llegue agua a la depuradora comarcal”, recordó, “tan importante como los celectores de Punta Larga y San Blas, en Candelaria”.


Si Güímar está en camino de llevar este año sus aguas a la depuradora -faltarían las de El Puertito-, en Arafo y Candelaria la espera será más larga.


No obstante, el alcalde de Arafo, Juan Ramón Martín, se muestra entusiasmado con los avances que ha experimentado el saneamiento en su municipio, apostando porque “al final de este mandato Arafo tendrá el 100% del saneamiento cubierto, sinceramente un hito histórico para un municipio de nuestras dimensiones”. Martín señala que vamos a pasar en breve del 17% al 67% de saneamiento, con las obras ejecutándose en playa de Lima y la parte alta del barrio El Carmen, así como las ya proyectadas en La Hidalga, El Carretón, el barrio Los Lomos y la canalización desde el Ayuntamiento a El Pino”, quedando pendiente de licitar tres proyectos “para colmatar el casco”, cifrando en unos 11 millones de euros la cantidad total que necesitaría Arafo para conectar todas sus aguas a la depuradora comarcal.


Mari Brito, la alcaldesa de la Villa Mariana, cifra en 20 millones de euros el dinero necesario para las conexiones necesarias desde Candelaria hasta la depuradora comarcal, pero dejando claro que “solo hablamos desde las estaciones de bombeo del litoral”, incluyendo Barranco Hondo que se conectará a la EBAR de Las Caletillas.


Los proyectos redactados son: EBAR de San Blas e Impulsión a la Edaru (Presupuesto: 8.908.695,54), pendiente de una expropiación de una casa cerca del convento de la Basílica. Esas canalizaciones tienen una longitud de tres kilómetros. Hay que sumar también las Infraestructuras hidráulicas en la plaza de la Patrona de Canarias, incluidas en el proyecto de rehabilitación de la Plaza de la Patrona de Canarias (2.412.333,54 euros), pendiente de licitar.

Extensión de las redes de saneamiento e impulsiones costeras, con un presupuesto total de 7.962.050,28 euros. La fase uno será la impulsión EBAR Punta Larga a la calle Los Príncipes, que licitará el Ayuntamiento por 3.971.923,45 euros. La fase dos será EBAR Genaro Las Caletillas-EBAR Punta Larga, con un coste del proyecto de 3.990.126,83 euros. El convenio firmado en diciembre con el Consejo Insular de Aguas tiene una aportación de 1.900.321,72 euros. El saneamiento de la costa incluye EBAR calle La Galera-Comunidad Guaimara y colectores de Las Caletillas, calle Batayola y rambla Los Menceyes (974.380,75 euros) y ya está en ejecución el saneamiento del sector sur de Playa La Viuda, con 634.555,24 euros de financiación municipal. Quedaría el saneamiento y depuradora en Barranco Hondo, con fondos municipales.

TE PUEDE INTERESAR