El honor del Panshir

El honor del Panshir

El 15 de agosto, al caer la noche en Kabul, un afgano de ilustre linaje, Ahmad Masud, anunció que no se resignaba a la catástrofe. Con la ayuda de algunos

Esta vacuna que nos vuelve locos

Ya no es el virus lo que nos vuelve locos, sino la vacuna. Un día, es una epidemia de trombosis vinculada a la de AstraZeneca

Por una “ley Sarah Halimi”

Es desgarrador el destino de esta mujer, Sarah Halimi, directora de guardería jubilada, a la que molieron a palos antes de defenestrarla

La danza de la muerte con Marine Le Pen

El problema no es Libération, que publica titulares sobre la franja de la izquierda que proclama “una vez ya hicimos un cordón sanitario, pero una y no más”; al fin

Masud en París

El comandante Masud era todo un francófilo (y francófono)

El otro recuento del coronavirus

Ya que tenemos derecho a recibir, día y noche, el parte del ‘recuento’ del coronavirus, haré otro tipo de recuento, también trágico, pero del que se cuidan de no hablarnos los pequeños y grandes párrocos de la misa médico-mediática

Europa debe socorrer a Armenia

Sé que la lucha contra el virus nos reclama. Sé que casi parece incívico, casi por no decir que es una ‘impiedad covidiana’ , intentar, en estos tiempos que corren, mirar más allá de nuestras narices y de la mascarilla

El “mundo de después”

Parece que hay que repetirlo todo. Sí, claro que esta epidemia es una tragedia. Claro que el personal sanitario está compuesto de héroes que arriesgan su vida para salvar la nuestra