Jingilones

En cierta ocasión me enteré de que en algunas zonas de la Península y con distintos apelativos según las regiones, cuando una persona pregunta “¿qué vamos a comer hoy?”, el

Dilema

¿Escribir un Cuento de Navidad, en Navidad? Eso lo ha hecho muchísima gente, escritores y no escritores, desde los tiempos en que se inventó la Navidad

Los guardianes del elixir

En cualquier esquina del orbe terráqueo y tal vez más allá de las estrellas, existen lugares, de belleza singular y donde aún existen con un encanto especial y una belleza

Serenidad

Los botánicos, antropólogos, zoólogos y demás gente culta con insaciable hambre de conocimientos y con un enorme corazón

Jingilones

En cierta ocasión me enteré de que en algunas zonas de la Península y con distintos apelativos según las regiones, cuando una persona pregunta “¿qué vamos a comer hoy?”, el

Los almohadones vagabundos

Vivo en mi vieja casa terrera. Vivo solo y ya mayor esperando únicamente que llegue la hora de mi partida

La mujer de las palomas

Estaba en Falca, en la capital, descansando, tras un ajetreado día con mis amigos Pedro y Juan

Serenidad

Los botánicos, antropólogos, zoólogos y demás gente culta con insaciable hambre de conocimientos y con un enorme corazón, dicen, lloran, protestan y proclaman que existen plantas, animales e incluso grupos

Los almohadones vagabundos

Vivo en mi vieja casa terrera. Vivo solo y ya mayor esperando únicamente que llegue la hora de mi partida

La mujer de las palomas

Estaba en Falca, en la capital, descansando, tras un ajetreado día con mis amigos Pedro y Juan (ya deben saber ustedes que no se llaman exactamente así, pero es que pronunciar su verdadero nombre, o escribirlo, con esa cantidad de consonantes entre las que nada alguna naufragada vocal, es un pequeño sacrificio que procuro evitar)