El niño y el fusil

En la contienda nada es imposible. Abbasiyya así lo previó. Se había oído el trueno lejano allá donde el horror se extendía por las calles y los campos

La sirenita

Copenhague es una ciudad bella. Por los edificios rutilantes de techos verdes que el rey Cristián IV, el virtuoso guerrero y reformista, hizo construir al estilo renacentista. Por la deliciosa

París

Hubo un tiempo en el que el gorjeo de los gorriones y de los ruiseñores era perceptible en París. Era la época en la que las palomas expandían sus nidos

Diez personas

Era el año 1973, Franco aún vivo. Cinco chicos estábamos reunidos en la plaza del pueblo. Se acercó un policía municipal y nos dijo, con rostro reconcentrado, esta reunión no

La sonrisa de Dios

El mundo es la fusión entre la tierra y el cielo. Los hombres, abajo, son el suceso y asumen la condición de serpiente porque se arrastran por el polvo; arriba

La prensa

No se caracteriza The Washington Post por defender posiciones socialdemócratas, pero, aparte de ser el periódico más antiguo de la Capital de EE.UU., su importancia viene dada por los principios:

El escritor

Lo conocí en el año 1989, cuando Juan-Manuel García Ramos (entonces Consejero de Educación y Cultura del Gobierno de Canarias) me encargó el diseño del ciclo Escritores ante el final

El silencio

El guerrero Yussef El Fakhri ejecutó con primor la campaña en la guerra contra los Kadisha. Lo notable de la operación no fue el poderío al que se enfrentó, lo

El diablo

El prójimo se encontraba tendido en un recodo del camino con profundas heridas en la cabeza y en el pecho. Por el otro lado del sendero, transitaba el apóstol camino

¿Qué me pasa con las mujeres?

En noviembre del año 1797, Giacomo Casanova le escribió una carta a su amiga la condesa Cecilia de Roggendorf. Porque acaso veía de cerca la muerte, tituló la misiva Compendio

La quinta del buitre

Treinta y cinco años después de lo acaecido, Butragueño, Sanchís, Míchel, Martín Vázquez y Pardeza volvieron a encontrarse en el programa de Movistar + Informe Robinson. La cuestión no es

Plagas

Cuando los españoles se adentraron en el año 1519 en eso que llamaron Nueva España, no contaban con que cargaban con un arma de destrucción más eficaz que las espadas