La Palma

Canadá también presiona a EE.UU. para que el TMT escoja La Palma

Las autoridades científicas del país no apoyan instalar el telescopio en Hawái si los nativos lo rechazan, y estos no han variado su postura; la India prefiere la Isla Bonita como sede y Japón abre la puerta

Recreación de cómo será el interior del Telescopio de Treinta Metros una vez construido | M3

La Sociedad Canadiense de Astronomía (CASCA) ha anunciado que se negará a la instalación del Telescopio de Treinta Metros (TMT, por sus siglas en inglés) en Hawái, que hasta ahora ha sido la opción preferente del consorcio internacional que promueve la infraestructura, si no cuenta con el aval de la comunidad nativa. Y, vista la postura de los colectivos locales de la isla del Pacífico, cuyos máximos responsables declararon a DIARIO DE AVISOS que “no hay nada que negociar sobre nuestra tierra”, al entender que el monte Mauna Kea -donde se pretende emplazar el instrumento óptico- es un enclave sagrado, todo parece apuntar a que el aparato de observación está cada vez más cerca del plan B: una parcela del Roque de los Muchachos, en La Palma.

Ya en enero del año pasado, Ashutosh Sharma, secretario del Departamento de Ciencia y Tecnología de la India, otro de los socios del TMT, señalaba a The Hindu que “nos gustaría que el proyecto se trasladara al sitio alternativo”, es decir, la Isla Bonita. A ello se une que otro integrante del consorcio, Japón, ante la imposibilidad de negociar con los kupuna o defensores de la cultura tradicional hawaiana, decidía en 2020 congelar su inversión en el proyecto hasta ver los pasos que se daban, y abría la puerta a optar por Canarias si Estados Unidos decidía entrar en la iniciativa; una circunstancia que las autoridades científicas americanas ya se encuentran estudiando.

En este sentido, cabe recordar que el DIARIO publicó en exclusiva el pasado mes de abril, citando fuentes del Ministerio de Ciencia español, todos los pasos que, dentro del organigrama administrativo de EE.UU., debían completarse hasta conocer si la Administración Biden apostaba por entrar en el consorcio. Un elemento sobre el que están puestas todas las miradas es el informe que elabora el Comité de Astronomía y Astrofísica de las Academias Nacionales de la nación norteamericana, que se espera para finales de verano. Ese documento contendrá un análisis exhaustivo sobre las condiciones de observación de un lugar y otro; un punto en el que La Palma puede salir beneficiada, en la medida en que la cúpula celeste palmera era nombrada hace escasos meses la más oscura del mundo (de entre 44 competidores a nivel global), facilitando así las labores de estudio del universo.

Posteriormente, será la National Science Foundation (NSF) la que determine exactamente la cantidad económica a aportar por Estados Unidos, así como el emplazamiento final del telescopio, ya que se prevé que si el país accede al consorcio lo hará como socio mayoritario, con capacidad de decidir su ubicación definitiva. No obstante, dicho dictamen no se conocerá hasta mediados de 2022, si bien el parecer del Comité será crucial a la hora de escoger el Archipiélago canario o Hawái.

Desde que la isla pacífica fuera elegida como “lugar preferido” del grupo promotor el 1 de julio de 2009, han sido varios los intentos por comenzar las obras en Mauna Kea, topándose con problemas de carácter legal y con los detractores a la instalación del TMT en la “montaña sagrada”. De hecho, los nativos han protagonizado manifestaciones en distintas vías, convoyes y sentadas, incluso frente al Capitolio. Por contra, el Ayuntamiento de Puntagorda ha concedido licencia de construcción al proyecto -como adelantó en exclusiva el DIARIO- y cuenta con una mínima oposición ecologista, cada vez más tenue.

DEL SILENCIO DE CHINA AL PASO ADELANTE DE LA INDIA: LOS OTROS SOCIOS

El Observatorio Astronómico Nacional de la Academia de Ciencias de China (NAOC) es de las pocas entidades que no se han pronunciado públicamente acerca de cuál sería su ubicación ideal para instalar el TMT. Un silencio que contrasta con el paso hacia adelante que daba la India, declarando su predilección por La Palma, y más tarde Japón, abriendo las puertas a la Isla Bonita.

El resto de miembros del grupo promotor son organizaciones, de una manera u otra, vinculadas a Estados Unidos, como el Instituto Tecnológico de California (Caltech), la Universidad de California y, en calidad de miembro observador, la Fundación Gordon y Betty Moore. Se trata de entidades que previsiblemente supeditarán su opinión sobre dónde emplazar el telescopio a los movimientos que realice el Gobierno norteamericano, que con la llegada del demócrata Joe Biden a la Casa Blanca ha devuelto la ciencia a la agenda nacional, tras una legislatura relegada al segundo plano por su predecesor, el republicano Donald Trump, a quien caracterizaba, precisamente, su escepticismo permanente en esta materia.