La enredadera

El Gobierno de España declaró meses atrás el estado de alarma, recurriendo a cauces extraordinarios para dar respuesta a una circunstancia -la pandemia- tan sobrevenida como inédita, paraguas legal que

Vacunas

El autor del Bosque Vertical de Milán, Stefano Boeri, ha diseñado la estructura de los mil quinientos pabellones temporales que Italia instalará por todo el país para agilizar la campaña

Cansino ( y 2)

Hacer un comentario cada día te obliga a entrar en el centro de la disputa, de la bronca. A medida que se agudiza la polarización y la radicalidad mi incomodidad

Cansino

Escribió Stefan Zweig -Encuentros con libros, recomendable- que la escritura puso fin al trágico confinamiento de las vivencias y de la experiencia en el alma individual. Desde que existe el

Hillbilly

Un día antes de que Trump humillara a su país -ridiculizándolo, generando dudas sobre si EE.UU. está en condiciones de prorrogar su liderazgo- la última película de Ron Howard me

Los sonidos de la guerra

Cuentan que durante las primeras noches no pegas ojo, los sonidos de la guerra te tienen en vilo, somnoliento pero bien despierto, tenso, preguntándote si la siguiente bomba será la

Regalos

Dejar de preguntarnos cuántos somos cada vez que alguien propone salir a picar algo o, empeorándolo, terminar desistiendo -renunciando a vernos- porque sobrepasamos el límite permitido. Sacudirnos de una maldita

Gimnasios

Quienes, epidemiólogos o no, periódicamente deciden qué actividades o hábitos deben ser sacrificados para bajar la curva de contagios, deben saber, o recordar, que infinidad de investigaciones coinciden en que

Día 291

Diario del aislamiento. 31 de marzo. Día 17. La libertad condicional huele a veintiséis de abril, y gracias. Esto va para rato. Hemos llegado al pico, o se le parece,

Lista de difusión

Qué tarde lo has enviado hoy. ¿Acabas de despertarte? A buenas horas, si te dejas dormir otro rato lo mandas en Nochevieja. ¿Te dormiste o qué? Oiga, un poco de

El Rey

Cuando realmente lo hicimos mal fue antes, no ahora. Hijos o nietos de los placebos del franquismo agonizante, el problema lo tuvimos mientras prorrogamos la farsa de la tutela, la

Cabeza de gamba

Hace trescientos sesenta y cinco noches, tal día como hoy, dábamos vueltas al riesgo de chupar la cabeza de las gambas. Tal cual. Así fue. Así éramos. Otros tiempos. Otras