Día 99

no sé cómo cerrar -hoy- este diario, así que improvisaré (soy alérgico a las despedidas, se me dan fatal). Haré lo habitual en estos casos -volver al principio-. Rescato lo

Día 98

Quico duerme. Se le da bien, nunca ejerce (ladra) antes del mediodía. Bajo a local -a saco, lo merece-. Un consejero del Gobierno (canario) ha dicho que la obra del

Día 97

Papá, ¿por qué somos del Atleti? (quién no lo recuerda). Años después, los chiquillos (sin cole, desde marzo) se hacen preguntas. Papá, ¿a qué normalidad se refieren los que hablan

Día 96

He vuelto a correr de madrugada (a las 5.00, hora bruja; por fin). Cien días -casi- perdiéndomelo (confinamiento, deshoras y cambios de rutinas se aliaron con el cansancio) Quienes corremos

Día 95

Hace sueño, demasiado -estructural, diría-. Los madrugones para entrar en la radio (COPE) siempre pasan factura cuando llegamos a junio -recta final de la temporada-. Cuesta bajarse de la cama,

Día 94

Baleares abre sus puertas (bailar pegados es bailar pero solo los convivientes, dirán los DJs). Se acerca la `neormalidad´ -en buena medida consistirá en hacer cola para cualquier cosa-. En

Día 93

Ayer, en la playa, nos preguntábamos qué cambiará (el domingo) con la finalización del estado de alarma. Votamos. Ganó, por amplia mayoría, que lo sustancial será que podremos (por fin)

Día 92

Anoche, en una cena, sugerí que pocos podrían decir en qué fase estamos. Acerté, la mayoría ha dejado de seguirle la pista (poner asunto) a las fases. Noventa y dos

Día 91

Al parecer no será el lunes (habrá que esperar un poco más para liquidar el estado de alarma; por fin el fin, cantaría Sabina). Apenas se notará (la transición), a

Día 90

En mi calle hay uno -o una- que sigue aplaudiendo a las 19:00 (alguien tendrá que contarle que eso ya fue). Anoche me reencontré con los margaritas (mi estado de

Día 89

Si la cosa va bien (los datos cuentan que sí) el lunes finalizará el estado de alarma -en las Islas, al menos-. En esa hipótesis -sugerida por Ángel Víctor Torres-

Día 88

A pesar de los vínculos familiares -y de tener un buen puñado de amigos en común- tardamos en conocernos (fue a raíz de una entrevista que le hice, en televisión).