Andrés Chaves

Un país de ignorantes

Este país es tan ignorante que podría votar por dos partidos que han paseado por el Parlamento Europeo, como si fuera un héroe, a Arnaldo Otegui, que tiene más muertos en la mochila que el estrangulador de Boston

El día de la marmota

Vale que revivas, o creas hacerlo, un momento anterior igual, pero tres y tan seguidos parece casi imposible. Confieso que jamás me había ocurrido lo que les cuento, que es rigurosamente cierto. Y también que estaba sobrio.

La línea sucesoria

El PP canario ha aclamado a Asier Antona como sucesor de Soria; una aclamación que es más un homenaje al caído que un refrendo al nuevo, pero vale

La ley del embudo

La izquierdona siempre ha sido muy de la ley del embudo. Es decir, critica los métodos y las formas de la derechona, pero se mete la cabeza en el sobaco cuando los suyos o allegados a los suyos hacen lo mismo

La Hacienda baladrona

Un empresario aparca su coche, invadiendo quince o veinte centímetros un paso de peatones. Un guardia lagunero lo multa. 200 euros, que se convierten en 100, si se abona la sanción en 20 días

¿Nepotismo?

Han colocado, como jefe del Gabinete del alcalde de La Laguna, a un hermano de Carlos Alonso, presidente del Cabildo. Con tantas personas valiosas que hay en la Isla para el puesto, van y meten a un enchufado

La nueva académica

Ha entrado recientemente en la Real Academia de Medicina de Santa Cruz de Tenerife la doctora María Pilar Vázquez Santos. Es la segunda mujer que lo logra en su historia. Su discurso, que he saboreado con detenimiento, es una lección de humildad y de exigencias para la mujer, al mismo tiempo

Ave del paraíso

Qué curioso, todos los que adularon a Soria hasta el ridículo, ahora escupen sobre su cadáver

Van a por Soria

Yo estoy seguro de que José Manuel Soria no ha incumplido la ley tributaria española. Que haya sido secretario de una empresa que fundó su padre en el Reino Unido o en Panamá, a mí me la trae al pairo

Cómicos y Panamá

Los cómicos aprovechan la gala de los Goya para lograr su minuto de gloria poniendo a parir al Gobierno que subvenciona sus horrorosas películas con nuestros impuestos

Defenderse de la rapiña española

Absolutamente faltos de ideas y de noticias, obsesionados con la crisis de la prensa de papel y necesitados de vender a toda costa, a fuerza de escándalos que se inventan, los llamados papeles de Panamá han sido la panacea nacional e internacional de un absurdo delictivo