Nuevo golpe al TMT en Hawái: suspenden un permiso ambiental

El consorcio internacional que promueve la infraestructura anuncia que lo pedirá de nuevo, mientras espera por una sentencia del TSJC sobre la licencia en La Palma

La construcción del Telescopio de Treinta Metros (TMT, por sus siglas en inglés) en Hawái sufre un nuevo revés. El pasado viernes, tal y como publicaba la prensa local de la isla del Pacífico, el consorcio internacional que promueve la infraestructura anunciaba al Departamento de Salud Pública de Estados Unidos la suspensión de un permiso ambiental denominado NPDES. Una circunstancia que “imposibilita legalmente cualquier construcción” por el momento, indicó a Hawaii News Now E. Kalani Flores, uno de los detractores de la instalación del aparato en el monte de Mauna Kea, que la población nativa hawaiana considera un enclave “sagrado” según su cultura.

Se trata de otro retraso en los planes de los promotores, que han visto paralizadas las actuaciones en la zona desde el verano de 2019 debido a las manifestaciones organizadas por los grupos kia’i, que no dan su brazo a torcer y mantienen una afrenta contra lo que entienden que es una “profanación” de su montaña. En ese mar es en el que gana enteros la ubicación alternativa a Hawái, el Roque de los Muchachos, en La Palma, donde hasta hace poco se contaba con todas las licencias oportunas para comenzar a poner los primeros bloques, pero que, como adelantó DIARIO DE AVISOS, también ha quedado en un impás ante la demanda de un colectivo ecologista.

En concreto, fue el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Santa Cruz de Tenerife el que dio la razón a la entidad demandante en agosto del año pasado, aludiendo en su sentencia a problemas de carácter burocrático, no ambientales, como los ecologistas habían sostenido desde un inicio, alegando que la implantación del TMT supondría un perjuicio para el entorno de las cumbres palmeras. Un fallo que fue recurrido por el consorcio ante el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC), que se pronunciará en próximas fechas.

Pese a las demoras en Hawái, el TMT está en vías de desatascar uno de sus principales escollos: la financiación. El que aspira a ser el telescopio más potente y avanzado jamás construido no contaba con recursos suficientes para llevarse a cabo, motivo por el que aspiraba a obtener fondos del Gobierno federal de EE.UU., a cuya agenda para la próxima década ha logrado incorporarse. Y sin vetos de ubicación final.

TE RECOMENDAMOS